miércoles, 1 de junio de 2011

17

Si pudiera salvarte del abismo

De la tierra reseca que cae muda al vacío

No lo haría mi amor, no sería capaz

Porque ese desvanecimiento al filo de la caída

Esa cuerda floja que pisas mientras caminas

Hacia mí, como si fuera un oasis

Es la caricia sedante y mutua

La que nos arrancará de la tierra como raíces secas

Y nos obligará a abrirnos en pleno vuelo,

Con el pecho antepuesto al alma misma

Para enarcarnos envueltos en alguna nube

Porque así de alto estamos volando, aunque no parezca

Con la única voluntad compartida

De fundirnos hasta quién sabe cuando

Mientras la fantasía se resume en una tarde en el pasto

Dibujando corazones de vapor en lo alto

Y encontrando un único pedazo de tierra

Un único refugio natural

Donde rendirnos quebrando las piernas primaba ante todo

Para enviarnos al vacío, extendiendo los brazos

Para enlazarnos un poco más

1 comentario:

  1. Donde rendirnos quebrando las piernas primaba ante todo

    Para enviarnos al vacío, extendiendo los brazos

    Para enlazarnos un poco más.

    Esta parte me encanto, sos un geñito.

    ResponderEliminar