jueves, 16 de junio de 2011

Procuremos.

No contemos hasta tres sin romper el tiempo
Abstrayéndonos del mundo humano, de la piel.
No ahoguemos nuestras manos en las lágrimas
En el nudo en la garganta, en la voz.
Entendamos que mirarnos frente a frente
Es mirarnos hacia dentro, si logramos procurar
El silencio en sincronía, la sonrisa más sensata
La paridad
Así pues, rompiendo el tiempo y abstrayéndonos del mundo humano
Nuestras manos unidas podrán gritar desahogadas
Y ese nudo en la garganta por fin se quebrará
Mientras nos miramos hacia dentro y procuramos
El silencio en sincronía, la sonrisa más sensata
La libertad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario