viernes, 30 de septiembre de 2011

Yashica.

Podrías congelar el día
y mutilar a los árboles de un sólo soplido.
Podrías estremecer a los mares
y quebrar a la tierra pisando muy fuerte.
Podrías salvarme de tus dos simples brazos
y piedra libre para cualquier encuentro.
Podrías incluso negarme tu voz
esa caricia a interminable distancia.
Pero no podrías nunca
(y ese nunca es ahora)
arrancarte entera de mi sueño,
del alba, el ocaso, el café y las nostalgias
porque en cada retazo de tiempo y espacio
tus pies se remachan a cada palabra.
Y te llevo encarnada a mi noche, a mi cama.
Y te despertas alada, invisible pero alada.
Y podrías muchas cosas, pero el nunca es ahora,
y no podrías nunca, darte por olvidada.

1 comentario:

  1. Dos cosas, una ya te la dije: AMO como escribis.
    la otra: Gracias por hacerme mas ameno el viae el otro día, o al menos la mitad de él, sino me dormía ahi parada jaja

    ResponderEliminar