lunes, 30 de abril de 2012

Hormiguero.


Quiero saber que tus horas tienen algo de mí
Tanto como tus silencios y tus disgustos
Quiero saber que tus labios esconden algo de mí
Tanto como tu espalda y tu sexo
Quiero ser dueño del momento
En que tus pies toquen el suelo por primera vez
Y la mañana desabrida acune un halo de viento
Que lleve mi nombre hasta vos, hasta tus oídos
Y sea una tasa de té, una ventana abierta
Que me convierta en el aire franqueando tu cintura
Y en la música como la caricia permanente
Y no me olvides, al menos durante el ocio
Porque no te olvido, porque te tengo en silencio
Porque cierro los ojos y me derrumbo en tu cuello
Y te sufro si sólo te pienso
Y te pienso para no sufrir más aún
Y te busco entre libros y poemas
Como si algo de todo eso
Me llevara a vos
Como si algo de todo eso
Te arrancara inexorablemente de la muerte
Entre tanto, sigo esperando a mi cielo
Abrazado al aire que dejaste en la cama.