lunes, 10 de septiembre de 2012

Salve.


Nunca más, nunca otra vez
Las pupilas heladas contra el resto de su paso
Por mi día

Nunca más
Sentir como un detonar interno
La sorpresa, la sonrisa inesperada

Nunca más, nunca otra vez
El cultivo de esperanzas
El brutal arrastre de las horas
A la convergencia de la noche

Nunca más su simetría dulce
Inexacta

Nunca más, nunca otra vez
Su pelo sus ojos su boca su lengua
Mi primera versión del día

Perderla como a la arena, como a un musgo
Perderla como a la ahogada en el mar.


¿Qué manos, qué boca van a saber cantarle al aire?

Respóndanme
Si alguna vez las palabras tendrán sentido en mis melodías
Si no las puedo
Pintar en su cuerpo.