martes, 19 de febrero de 2013

Cae.


No hablar de tus voces en el viento
ni de tus días conmigo 
o sin mí.
No sentenciar tan absoluta ruptura
a un pronóstico
a un tal vez.
Seremos sólo un segundo
un esbozo
nada más que la réplica de un nombre
no como nombre
sino como palabra.
La sucesión de los días 
o los veranos
y cada célula que supone un quiebre
se traduce en muerte muda
que tan evaporada 
que tan dolorosamente enceguecida cae
que el cuerpo me sobra para enterrarte bajo mis huesos. 

A un dibujo de Luis.


Crisol de armonías y de voces
y una perfecta comunión
en el aire, 
en un nombre,
o en el sol
vestido de ramas.

Te han puesto manos
y con ellas hablaste de vos
enarbolando la palabra y la canción.
Como resumen
como nosotros
como un mañana
como el adiós. 

domingo, 3 de febrero de 2013

Vivencia.



Me busca
la busco
me entrego
se desarma
me uno
se ata -ese lazo momentáneamente eterno, ese tacto-
me hundo
me replico y me hundo
se aleja
me aleja
nos rompe sin tregua
sin manos
sin ojos
me quiebra
nos parte
y vuelve a querer armarnos.